VIAJE A CUBA. De Camagüey a Santiago

Dejamos atrás Trinidad con nostalgia, pero mirando hacia delante y dispuestos a seguir nuestra ruta de descubrimiento por el Caribe…no sabíamos que nos dirigíamos al pueblo, digamos, menos tocado por el buen gusto de entre todos los que visitamos: Camagüey (también llamado “Guacamey” por Raúl cuando se paró a preguntar a un transeúnte). Por no tener, no tengo ni fotos de la ciudad, así que os dejo aquí este pequeño vídeo para que vayáis entrando en situación.

Llegamos al mediodía y esta vez no vino nadie preguntando por Marta (cosa que sí pasó en Trinidad), pero un individuo montado en una desvencijada moto nos indicó que le siguiéramos y nos llevó a nuestra siguiente morada. En fin, ¡qué decir de la casa de Jorge! La palabra que la definiría seria, sin duda, kitsch: paredes pintadas de color rosa, lámparas rojas, miles de peluches, pósters de señoritas ligeras de ropa y un inexplicable olor a fresa que lo impregnaba todo. Decididamente, uno nunca se esperaría este escenario viendo al propietario, todo un señor cubano alto, fuerte y con bigote. Un personaje curioso que llamó a Marta “Mirta” y que nos dijo que, si por casualidad se presentaba allí la policía, teníamos que decir que dormíamos todos en la misma habitación (5 personas en 3 camas, no muy creíble…)

Después de dejar maletas acabamos en una cafetería donde descubrimos la “jamonada”, una especie de chopped a la parrilla que no tenía muy buena pinta. La ciudad no prometía mucho, pero salimos a dar una vuelta y conocimos a gente curiosa.

-Dos jóvenes deportistas: uno hacía lucha greco-romana y el otro, Jackson, boxeaba. Por razones que no alcanzo a entender el boxeador se quedó prendado de mí pero, en vez de hablarme, se lo decía a Xavi, como pidiéndole permiso para dirigirse a mí. ¡No sabía yo que también hay cubanos tímidos!…o quizás es que pensaba que una mujer no puede tomar sus propias decisiones. En fin, después de hablar un rato con ellos pudimos seguir nuestro camino

-Dos rubios brasileños: después de pasear por el mercado agropecuario decidimos tomar algo en el Gran Hotel, que se convirtió en el templo del juke-box para nosotros. Entre nosotros y los “Backstreet boys” brasileños de la mesa de al lado (estudiantes de medicina) pusimos como un millón de canciones, charlamos y nos echamos unas risas.

Cuando acabamos de descubrir la ciudad, para casa de Jorge y a dormir: ¡teníamos que levantarnos temprano para dirigirnos a Santiago de Cuba! Después de algunos problemillas con el baño (era compartido y lo descubrí al encontrar a un italiano dentro cuando pretendía ducharme), nos pusimos rumbo a la capital del son cubano, no sin antes ir a buscar el coche a un aparcamiento donde nos atendió un señor que no tenía mucho cariño hacia los españoles. A partir de ahí se sucedieron 6 interminables horas de camino que cayeron todas sobre mis hombros, y qué explicar ya de los inescrutables caminos cubanos.

Una vez en Santiago necesitamos 10 preguntas para encontrar el hotel Versalles. El sitio era muy bonito, unos bungalows rodeados de vegetación y con piscina. En ella vimos por primera vez y claramente el ambiente de turismo sexual que existe en la isla y que, todo hay que decirlo, nos puso de bastante mala leche. Lamentablemente, no sería la primera vez. Ver a hombres entrados en años y en carnes con jovencitas cubanas, casi niñas, dándose un baño “romántico”…no nos resultó muy agradable. Después de un rato cenamos en el restaurante del hotel, donde Xavi descubrió el buffet libre. En la habitación comprobamos decepcionados que la película “Misión Imposible 2” ya había acabado y que no podríamos disfrutar de Tom Cruise con acento cubano. Fue un mal menor, porque al día siguiente nos íbamos a llenar de música y de son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s