Baby Films

Hoy quiero hablar de un tipo de vídeos que siempre dan buen resultado. Transmiten ternura y casi siempre consiguen arrancar al espectador una sonrisa, una lagrimilla o un estremecimiento del corazón…se trata de los vídeos que hablan de bebés y de la maternidad. En un post anterior ya los destaqué como un campo que no está excesivamente explorado en el país en comparación, por ejemplo, con los Estados Unidos (ya se sabe, los americanos ya lo tienen todo inventado). Yo he hecho varios de estos vídeos: a unos padres que estaban esperando a su bebé, a una niña que acababa de nacer y a otra que ya tenía 7 meses. Aunque todos tratan el mismo tema, cada uno de ellos tiene su propia historia detrás, y la persona que lleva la cámara tiene que saber cómo contarla. En mi opinión, hay algunas cosas imprescindibles a tener en cuenta

La sensibilidad

No hace falta que la persona que graba sea madre o padre o que tenga pasión por los niños, pero tiene que tener la suficiente sensibilidad como para captar la esencia de cada familia, aquello que la diferencia de las otras y que forma parte de su particular historia. Es importante fijarse, por ejemplo, si alguno de los progenitores es de otro país, si pertenece a una familia tradicional o más “moderna”, si le gusta leer, si es viajero…todo eso influirá en la manera de vivir la paternidad y en la manera de educar a la criatura. Si se hacen las preguntas adecuadas de la manera adecuada, el testimonio de los padres puede llegar a ser realmente especial.

La empatía

Va de la mano de la sensibilidad. Para conseguir obtener el testimonio que queremos hay que ser empático, es decir, saber ponerse en el lugar de los padres. Si antes de grabar establecemos una buena conexión con ellos, todo irá mejor e incluso se pueden animar a hacer propuestas y a facilitarle a uno el trabajo. Por ejemplo, hay que tener muy claro qué tipo música puede irle bien al vídeo, pero también hay que estar abierto a propuestas de los padres, porque una determinada canción puede significar mucho para ellos. Por cierto, no olvidar hacerle monerías al bebé, ¡que no es un mueble! Arrancarle una sonrisa le irá muy bien a nuestro trabajo.

La creatividad

Como en cualquier vídeo, quien lo hace debe de tener un conocimiento exhaustivo del lenguaje audiovisual y saber qué tipo de planos son adecuados para cada filmación. Una madre o un bebé no son una conferencia o una visita de obras, así que los planos que se graben tienen que decir algo. Un desenfocado, una sobreexposición, un encuadre especial…hay muchos recursos que se pueden usar para expresar ternura estéticamente, ¡pero para ello tenemos que sacar a pasear nuestra creatividad!

Todo esto puede ser innato, pero también se puede trabajar. Si queréis tener un recuerdo del nacimiento de vuestro bebé o queréis regalárselo a alguien, un vídeo es una buena opción. Aquí os dejo uno que le hice a Martina, una pequeñina que, con una semana de vida, me regaló unas bonitas imágenes. ¡Espero que os guste!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s