VIAJE A CUBA. Coches y carreteras

La segunda parada de mi viaje a Cuba no es realmente una parada. Simplemente voy a explicar la odisea de alquilar un coche en la isla y la aventura que supone conducir por sus carreteras… ¡toda una experiencia que no os podéis perder! Os lo resumo con unas cuantas palabras para que os pique la curiosidad: paciencia, dificultades, tormenta tropical, preguntas, perdidos, bicicletas, cangrejos, entierro, buitres, vacas, vendedores. ¿Qué, os entran ganas de adentraros en la selva de carreteras cubanas? Algunas de estas palabras aparecerán en capítulos posteriores, de momento empecemos por el principio:

Una vez finalizada nuestra primera etapa en La Habana, nos disponemos a recoger el coche que nos guiará por diferentes poblaciones de la isla. Sólo sabemos que en cuatro días tenemos que estar en Santiago de Cuba (tenemos hotel reservado), que nuestra siguiente parada será Cienfuegos y que hemos alquilado un coche desde Barcelona en Havanautos (sí, con V). Después de elegir hostal a través de “la Loli”, decidimos que queremos recoger el coche dos horas antes de lo estipulado…sin saber que esas dos horas las emplearemos en conseguir que finalmente nos lo entreguen. Segunda prueba de que aquí tienen otro ritmo.

 -Llamada a Havanatur: “buenos días, llamábamos porque tenemos rentado un coche a nombre de Lydia Rodríguez que tenemos que recoger a las 16h y queremos saber si es posible hacerlo antes”…”¡No no, mi amol! Aquí no rentamos carros, usted tiene que llamar a Havanautos

 -Llamada a Havanautos: “hola, buenos días” + todo el rollo de nuevo…”No no, aquí sólo ofrecemos taxis

 -Más llamadas a Havanatur y a varios hoteles (no queráis saber por qué) hasta que una cálida voz nos dice: “¡Ah!, la oficina es Tángana

 -Llamada a Tángana donde, después de una larga conversación, acceden amablemente a darnos el coche 2 horas antes.

Así que, a las dos de la tarde Maria, Marta, Raúl, Xavi y yo nos personamos en la oficina y nos encontramos con un personaje que era una mezcla entre Blas de Barrio Sésamo y Jesús Puente, con unas gafas al estilo Marujita Díaz y fingido acento español, que no se fiaba mucho de que una mujer (o sea yo) fuera capaz de conducir un Citroën Xsara azul eléctrico casi nuevo por las intrincadas carreteras cubanas. Lo que él no sabía era que en ese momento iba a nacer la leyenda de “la Pirelli”, como muchas veces me han llamado mis amigos. Total, que esas dos horas de anticipación sirvieron para poder tener el coche a la hora que habíamos concretado en un principio, porque la lentitud del papeleo y el palique del oficinista fueron antológicos.

 A las 16h nos poníamos rumbo a Cienfuegos, no sin antes preguntar a unos guardias de seguridad de nuestro hotel cuál era la carretera que teníamos que seguir. No nos fueron de mucha ayuda porque ya de entrada estaban mirando el mapa al revés, en fin. Seguimos preguntando hasta que finalmente entramos en la jungla: la gente cruza la carretera sin mirar, se hacen “pirulas” que en España serían consideradas suicidas y mirar el mapa sirve de bien poco. Un policía apostado a la orilla de la “autopista” nos indica que la salida hacia Cienfuegos que buscamos está en el otro lado…sí, sólo había salida en un lado. Así que, “con precausión”, pasamos por encima de la mediana, tiramos marcha atrás, nos paramos en un lado, Raúl y Xavi salen a preguntar a otro policía por si acaso y después del “cuarto puente” encontramos la dichosa salida. ¡Bien!

Nuestra alegría duró poco ya que, al rato, una tormenta tropical nos alcanza y no nos deja ver ni lo que hay a un palmo de nosotros. Yo me guío por las hierbecitas que hay al margen de la carretera y estoy a punto de entrar en crisis pero, toda profesionalidad, tranquilizo a los demás y conseguimos cruzar la tormenta sin estrellarnos. El resto del camino transcurre con tranquilidad, cruzando por pequeños pueblos que en algunos casos están medio en ruinas y en otros tienen mucho encanto. El paisaje es verde y en nuestros ánimos emerge un arco iris de emoción. Llegamos a Cienfuegos y encontramos bien la casa de Carmen Rosa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s